Vivienda digna, ante todo

Ya hace casi 30 años que la organización norteamericana Pathways to Housing sentó las bases del Housing First. Desde entonces, se ha demostrado con creces que, cuando las personas y familias en situación de exclusión acceden a una vivienda digna, las posibilidades de mejora de su situación aumentan considerablemente.

En la Fundación, abordamos la situación de pobreza residencial desde dos vertientes: el hogar y las personas. Por ello, disponer de un amplio parque de viviendas ha sido siempre una prioridad para nosotros, cosa que se ha visto reforzada debido a la situación económica y social actual.

Nuestro parque de viviendas

Actualmente, la Fundación gestiona 460 viviendas ubicadas en Barcelona y en 32 ciudades de su entorno más cercano: l’Hospitalet de Llobregat, Badalona, Santa Coloma de Gramenet, Cornellà, Sabadell, Vilanova i la Geltrú… Algunas de las viviendas se han cedido gratuitamente o con un alquiler muy bajo a la Fundación y otras son propiedad de la misma.

Mediante el convenio de colaboración con Cáritas Diocesana de Barcelona, Terrassa y Sant Feliu, la Fundación ofrece viviendas a las familias atendidas por las tres entidades. Son estas entidades las que derivan a las familias que acceden a las viviendas de la Fundación.

La función de estas viviendas va mucho más allá de dar cobijo. La vivienda social debe ser una vivienda digna que cumpla con parámetros de comodidad y habitabilidad razonables que permitan mejorar la vida de las personas.

El equipo del área de patrimonio se encarga en todo momento del mantenimiento del parque de viviendas, así como de los arreglos y obras necesarios, que, siempre que sea posible, se contratan a empresas o entidades de inserción social.

Por otro lado, los retos de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas aprobados por la Asamblea de las Naciones Unidas en septiembre de 2015 están permeabilizando nuestras acciones. El objetivo principal, el ODS 11 (Ciudades y comunidades sostenibles), dice que antes del 2030 debe asegurarse el acceso de todas las personas a viviendas y a servicios básicos adecuados, seguros y asequibles, y que deben mejorarse los barrios marginales.

En el marco del ODS 1 (Fin de la pobreza), el ODS 3 (Salud y bienestar) y el ODS 7 (Energía asequible), en los últimos años hemos iniciado la sensorización de nuestras viviendas y la mejora de su eficiencia energética.

Estos no deben ser los últimos pasos alrededor de los 17 ODS y de la lucha contra la pobreza energética, que tan íntimamente está ligada a la calidad de vida y a la salud de las personas.

El riesgo de encontrarse en situación de pobreza y exclusión social es una realidad para el 25,3 % de la población de Cataluña.
Datos @idescat 2019

El 40 % de los hogares catalanes deben hacer un sobreesfuerzo económico para pagar el alquiler.
Datos @Cohabitac

Las viviendas de alquiler social de Cataluña representan el 1,5 % del total de viviendas, muy por debajo de la media europea, que es del 15 %.
Datos @Cohabitac

Actualmente la Fundación dispone de 462 viviendas que sirven para acompañar personas en situación de exclusión residencial.
#Datos 2021

Hacer una donación Hacerme socio
Gracias a tu ayuda podemos estar al lado de quienes más nos necesitan.
¿Qué tipo de donación quieres hacer?
PUNTUAL
¿Cuánto quieres aportar?
¿Qué eres?
PARTICULAR
EMPRESA